domingo, 14 de septiembre de 2008

LA DANZA

Sus labios sobre mis labios
su cara junto a la mía,
mis ojos se cierran solos
los suyos.............. No se.

Dulce abrazo
uniendo nuestros cuerpos,
nuestros pies se balancean
bailamos como posesos.

La música nos rodea, cual niebla matinal
los dos seguimos danzando,
la danza del reino animal,
embriagados por la música.

Abrasados por dentro
no podemos dejar de bailar,
el mundo da muchas vueltas
a mi que mas me da,

mientras suene la música
de aquí no nos sacaran,
quiero mirarte a los ojos
y decirte que te quiero.

Tus ojos siguen cerrados
cerrados porque están muertos,
bailando estoy con un muerto
pero un muerto muy bello.

En ángel se ha convertido
yo quedo en el olvido,
me deja sola y perpleja
ya nadie baila conmigo.

Todos tienen los ojos yertos
se meterán en sus tumbas,
se quedarán tan contentos
la música ha cesado,
el cementerio queda cerrado.
María Ibáñez