lunes, 8 de septiembre de 2008

ESTE MUNDO ¿ES EL MÍO?

Al viento pregunté
si este mundo era el mío,
mas, no me contestó
pues ya se había ido.

Al trueno pregunté
si este mundo era el mío,
mas, no le pude oír
por taponarme los oídos.

Al rayo pregunté
si este mundo era el mío,
del susto que sentí
de bruces al río caí.

Al río pregunté
si este mundo era el mío,
el agua siguió su camino
yo seguí sin destino.

A la lluvia pregunté
si este mundo era el mío,
la lluvia lloro y lloró
y empapada me dejó.

A la luna pregunté
si este mundo era el mío,
la luna se dio la vuelta
y no hallé repuesta.

Al sol pregunté
si este mundo era el mío,
el sol no dijo nada
me sonrió de mala gana.

Al cielo pregunté
si este mundo era el mío,
el cielo se oscureció
no contestó, ni pío.

Al alba pregunté
si este mundo era el mío,
me contestó el alba
pregúntale a tu alma.

A un hombre pregunté
si este mundo era el mío,
el hombre me contestó
claro que si hijo mío.
Ahora ya no pregunto
ni al aire, ni al viento, ni al río,
ahora ya estoy seguro, este mundo es el mío.
María Ibáñez