sábado, 6 de septiembre de 2008

ESPERANDO UNA ROSA

Que bonitos están todos los barrios de mi ciudad,
los barrios de arriba los barrios de abajo,
los barrios del centro y los del extrarradio,
y también los barios caros.

Todos sembrados de libros y rosas,
sol, turista, señeras,
señoras y señores con su rosa caminan,
rosa símbolo del amor.

¿ Qué dirán esa rosas
que mensaje encerraran?
las hay que llevarán una excusa,
otras hipócritas serán.

Otras rosas pedirán perdón
habrán rosas rechazadas,
otras rosas robarán algún corazón
despertando de nuevo pasión.

Los niños van con dragones
colgados de sus cuellos,
San Jordi va tras ellos
les protege de sus miedos.

Rosa roja belleza sublime
tallo verde espinas clavadas,
que duelen por dentro
como dagas heladas.

Es la rosa que Telma espera,
apoyada en la ventana,
esa rosa es para otra
que no espera y además, recauda.

El le llevará la rosa
la besará con lascivia,
Telma seguirá esperando, llegará la noche
y después de la noche el día.

Sonará el teléfono será él,
diciendo que tiene mucho trabajo,
que la quiere, que le envía un beso,
beso falso, falso como el que lo envía.

El teléfono sigue sonando,
Telma lo mira, no lo descuelga,
sabe quién es, y no quiere escucharlo.
Han sido tantas mañanas
que ese teléfono ha sonado,
se sabe de memoria todo lo que dirá ese falso.
María Ibáñez