sábado, 2 de agosto de 2008

Samir y Angelina



Una exótica flor en un país lejano nacía
y tu Angelina en tu corazón ese perfume percibías.

Germinó allá a lo lejos,
y tu alma ya lo quería,
se fraguaba el amor de madre que desde siempre ya le tenías.

Tu espera fue larga, más larga que cualquier embarazo,
y por fin nació ese abrazo
a aquel hijo amado que por fin esta a tu lado.
(dedicado con cariño a Angelina amiga de  la infancia)
María Ibáñez