sábado, 8 de agosto de 2009

ACUMULANDO TRASTOS

¿Tienes el hábito de guardar objetos inútiles creyendo que un día
(no sabes cuando) vas a necesitarlos?
¿Tienes el hábito de guardar dinero solo para no gastarlo,
pues piensas que el futuro podría hacerte falta?
¿Tienes el hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos
y otras cosas del hogar que ya no usas desde hace tiempo?
¿Y dentro tuyo?
¿Tienes el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas, miedos y demás?
¡Eso jamás lo hagas! ¡Va contra tu prosperidad!
Es preciso que dejes un espacio, un vacio, para que cosas nuevas lleguen a tu vida.
Es preciso que te deshagas de todo lo inútil que hay en ti y en tu vida,
para que la prosperidad llegue a ti.
Mientras estés materialmente o emocionalmente
cargado de sentimientos viejos e inútiles, no tendrás espacio
para nuevas oportunidades.
Limpia los cajones, los armarios. Dona todo aquello que ya no usas.
La actitud de guardar un montón de cosas inútiles,
solo encadenan tu vida.
Con esa idea le estás enviando dos mensajes
a tu cerebro y a tu vida. Que no confías en el mañana y
que lo nuevo o lo mejor, No son para ti.
Por eso te alegras guardando cosas viejas e inútiles.
Deshazte de lo que ya perdió el color y el brillo.
Deja entrar lo nuevo a tu casa y dentro de ti mismo.
Para que llegue la paz a ti.
(anónimo)