viernes, 18 de julio de 2008

Desierto

Busqué un desierto para perderme,
todos estaban ocupados.
Desaparecían ya no estaban,
Los desiertos se convertían en algarabía, ruido.
Encontré algún desierto perdido, pero yo portaba demasiado lastre.
No se puede caminar por el desierto cargado.
Hay que ir “ligero de equipaje” como diría Machado.

María Ibáñez