viernes, 18 de julio de 2008

Agradecimiento

Escrito hecho para una señora de la limpieza del hospital de Sant Pau.
Porque cuando entraba en el pabellón, ella era la alegría personificada para los enfermos

Paca, Paquita, Paqui, Francisca, Sisca,
o como quieras que te llamen
cuando entras por la mañana
eres la alegría de la sala
todos los pacientes están impacientes,
esperando que tu entres,
si les duele una herida
contigo se les olvida,
para ellos eres mejor que la Dolantina al por mayor
tienes gracia y salero, rebosas humanidad,
muchos quisieran tenerla,
pero esto no se puede comprar.
recibe este pequeño obsequio
de la mujer de un paciente.

María Ibáñez