miércoles, 16 de mayo de 2012

San Honorato 16 mayo (patrón de los panaderos)


16 mayo 2012 miércoles
Recuerdo cuando los oficios tenían santo patrón.
Ese día no se trabajaba y, cosa muy importante, era fiesta pagada. Existían los Gremios que eran Asociaciones formadas por los maestros, los oficiales y los aprendices de un mismo oficio, estos se regían por estatutos propios, según la actividad laboral. También se ocupaban de la formación  y aprendizaje de los mismos.
Tal día como hoy hace muchos años, era san Honorato patrón de los panaderos y por lo tanto teníamos fiesta. Eso era cuando en las panaderías solo se vendía pan, la fruta se vendía en las fruterías, la carne se vendía en las carnicerías, y un largo etcétera.
El día anterior había habido pan doble, porque en la fiesta de los panaderos los hornos estaban cerrados. Alrededor de esa fecha se subía el precio del pan ¡Que contentos que estábamos los trabajadores! Pues se nos subía “la semanada” ya que nuestro jefe ganaba más y eso repercutía en nosotros. La verdad aun no me he enterado yo, que Telefónica, o Gan Natural, o metro o bus o cualquiera de las empresas que no paran de subirnos los precios a los ciudadanos de a pie, se preocupen los altos cargos de subir el sueldo con cada subida a sus empleados, o hacerlos partícipes de sus grandes ganancias.
Volviendo a aquel entonces, cuando yo aun era muy joven, cuando tenía Ideales, y no me refiero a los del tabaco, cuando creía que el día que viviéramos en Democracia viviríamos mucho mejor, cuando, aun de madrugada recogía propaganda subversiva, y me la escondía rápidamente antes de que pasaran los grises y la hicieran desaparecer en menos de un santiamén. Bueno pues el día de san Honorato nos íbamos de costillada a Arens de Munt, todo por supuesto pagado por “el jefe Sebastián Ribó” y cuando ya nos habíamos hinchado de comer, reír, y pasarlo bien, bajábamos a Arens de Mar a bañarnos a la playa, tanto daba si hacía sol o nublaba. Ese era mi primer baño de temporada.
María Ibáñez