miércoles, 6 de octubre de 2010

Esperanza

abril 2010
Acabo de anotar en mi libreta el nombre de un cantante llamado Juan Luís Fernández “Rabito” Que cosa más extraña, al escribir el nombre de arriba Fernández, bueno mas bien al leerlo, parece que lo hubiera escrito mi madre. Es mi letra, la he escrito yo, pero los rasgos parecen los de mi madre; he pensado, a ver si a través de esta palabra mi madre me ha hecho pensar en ella y decirme “ten confianza” “ten fe” “no decaigas” aunque claro esto son imaginaciones mías. ¿O no?
¡Mira por donde! Hoy puedo envasar al vacío, si porque todo está vacío, la nevera está vacía, que triste es una nevera vacía, y lo peor de caso, es que mi corazón se está vaciando de esperanza, porque creo que en mi caso tener esperanza, es querer vivir en una mentira, vivir en una ilusión. Siento ganas de llorar, intento no hacerlo, acaricio la idea del suicidio, pero tranquilo, no es una idea personalizada, es, solo eso una idea, porque para eso hay que ser valiente, y yo soy muy cobarde y tampoco llego a ese extremo, simplemente, que comprendo al que llega a ese final.
María Ibáñez