martes, 16 de marzo de 2010

Una Nana Para El Cielo


A la nana nanita,
mi niño duerme,
a la nana nanita
bajo cipreses,
a la nana que yo te canto,
dándote mil besos en un abrazo,
a la nana mi niño, tu frente al mar,
aunque tus ojos no miren mas.

Te hecho de menos,
a la nana nanita tu en el cielo,
mucho, te quiero, y nos dejaste
y miramos al cielo al recordarte.

Duermes mi niño, todos los días
ya no despiertas ni juegas conmigo,
y no me hablas ni veo
tu carita solo tu alma.

tu nos dejaste ya, y sin quererlo
debajo los cipreses sigues durmiendo.
Nuestro cariño por ti
día a día sigue creciendo.

El mar enfrente y tu mi niño
durmiendo para siempre
bajo cipreses.

A mi hermano del alma.
Mari Carmen Ortiz (Tertulia Literaria Bon Pastor)