sábado, 28 de agosto de 2010

Huesos



Se acerca el día del retorno al trabajo,
mis viejos huesos se olvidan del descanso
y empiezan de nuevo a doler.
¿Cómo se habrán enterado?
Que huesos tan listos que tengo,
que sin decírselo nadie
ya están de nuevo sufriendo.
María Ibáñez