martes, 16 de junio de 2009

ENCARNA HERNANDEZ

A la madre que me parió

Como yo te amo,
como yo te amo,
convéncete, convéncete,
nadie te amará.

Como yo te amo,
como yo te amo,
olvídate, olvídate,
nadie te amará,
nadie te amará,
nadie porque yo.

Te amo en la tertulia de los martes,
yo, te amo por tu ricos manjares,
yo, te amo por tus artes manuales,
yo, te amo hasta en los meses estivales,
yo te amo tanto,
te amo tanto,
yo.

Como tu reclamas,
como tu reclamas,
olvídate, olvídate,
nadie reclamará.

Como tu reclamas,
como tu reclamas,
convéncete, convéncete,
nadie te superara,
nadie te superara,
nadie porque tu.

Reclamas en los centros comerciales,
tú, reclamas en museos municipales,
tú, reclamas en organismos oficiales,
tú, reclamas tanto,
tú.

Gracias por luchar, gracias por ponerle ilusión a la vida,
gracias por todo,
a pesar del dolor que habita en tu corazón.
tu hija Vicky

(poema inspirado en Rocio Jurado)

(dedicado a mi amiga del alma Encarna, por su hija Vichy Cotaine Hernandez