sábado, 4 de septiembre de 2010

Oración


Dios mío,
no dejes que el demonio de la cizaña
anide en mi corazón,
ayúdame a no echar leña al fuego,
sino a apagar las brasas
que confunden mi corazón.
María Ibáñez