martes, 21 de octubre de 2008

Manada de asesinos


Surcando el cielo madre
baja una paloma blanca,
busca un joven que ha muerto
a manos de una manada.

Manada de asesinos cobardes
que huyen a desbandadas.

La madre del joven
llora desconsolada,
porque han asesinado
al hijo de sus entrañas.

El dolor le quema el alma
la rabia recorre su cuerpo,
la impotencia frena su mente
se siente desamparada.

Porque su hijo del alma
Ya no le llamará mama.

Surcando el cielo madre
se aleja una paloma blanca,
llevando el alma del joven
hacía Dios, vuelan sus alas.
(dedicado a un hijo de Santa Coloma, asesinado en la Villa Olímpica)
María Ibáñez