miércoles, 16 de marzo de 2016

Editores

Duermen,
cientos de ellos duermen
no importan las ilusiones
que en ellos, sus padres pusieron,
sus lomos cubiertos de polvo
dentro de los cajones olvidados.

Otros en tristes estantes,
cerrados, callados, ignorados,
con el paso del tiempo,
son tambien olvidados
por los padres que les engendraron.

Editores crueles,
abortadores de libros
que nunca llegaran a ver la luz.

Novela que tristemente espera.
Cuento, navegando sin llegar buen puerto.
Ensayo, trabajado, investigado, enterrado.

Poesía desgarrada por su autor día  a día.
María Ibañez