sábado, 21 de marzo de 2015

Flamenco

Últimamente, no escribo nada, así que hoy, día de la poesía he pensado que podría estar bien hacerlo, así que aquí plasmo esta cosita 
en memoria de Desiderio Ibáñez mi padre 

Flamenco

Yo mamé flamenco,                                                                  
y el flamenco no me gustaba
fui creciendo y alimentándome de flamenco
y el flamenco no me gustaba

Con el paso de los años
al igual que una semilla muere en la tierra,
con el tiempo renace y crece
así yo empecé ha enamorarme del flamenco.
                                                                     
Ahora se encuentra en el tuétano de mis huesos,
forma parte de mi ser,
no lo canto, ni lo bailo.¡Que más quisiera yo!                                                                                         

Pero lo escucho, lo percibo lo siento,
lo respiro, lo amo, lo admiro.

Lo admiro como el que admira la belleza
sin admirar al artista.

Flamenco, el cante que mi padre me dio a mamar.
Que suerte que tengo ahora de poderlo escuchar. 

María Ibáñez