lunes, 3 de octubre de 2011

No te autocompadezcas nunca

Durante una entrevista, Martí Amagat, un sacedor insigne me comentó:
-Mi padre no me dejó dinero, pero me dejó un consejo, una consigna que no tiene precio: <>. <>.
- Jamás sientas compasión de ti mismo, ni te arrugues. Todo sufrimiento forja la voluntad y templa el espíritu.
- No te compadezcas porque tu infancia, tu juventud, han sido difíciles.<>. Todo depende de como se tiene el alma.
- No te autocompadezcas porque has tenido que renunciar y luchar lo indebido para obtener lo que otros, sin esfuerzo, poseen. Seguro que habrás ganado en experiencia, en comprensión, en sensibilidad, en aguante.
- No te autocompadezcas ni te amargues porque el trabajo te resulte pesado, arduo. Entrégate a tu tarea con método, ilusión y constancia. Al cabo de un tiempo recogerás los frutos.
- No te autocompadezcas y no digas << Esto no debía sucederme>>. Cuando se cierra un camino, otro se abre lleno de promesas que pueden ennoblecer nuestra vida y poenernos en el camino de la felicidad y del bien.
- No te autocompadezcas si la incompresión, la calumnia, la enfermedad.... en una palabra, el sufrimirnto, te buscan. No huyas. Tarde o temprano tropezarás con él. Pídele más bien la enseñanza y la gracia que trae.
extraido del libro de mi amigo J.M. Alimbau titulado "Palabras para el silencio" pag,35
ediciones STJ