sábado, 6 de noviembre de 2010

Ratzinger ese hombre


Grandes rollos de césped cubren el suelo de la plaza de la Sagrada Familia , algunas de las columnas exteriores son forradas con grandes telas de color rojo, grandes focos de luz, despliegue policial,credenciales.
Que vergüenza, me subleva, me cabrea tanto despliegue policial, nunca en mi vida había visto, tantos agentes.
"Si por un hombre vino la muerte, y por UN HOMBRE vino la vida"Ahora pensando en ese versículo, yo añadiría por otro hombre que es: mandatario, político, Papa, hombre de despacho, hombre que no refleja sencillez ¿se habrá leído Las Bienaventuranzas?
Pues por ese hombre, muchas personas olvidan lo que realmente son las enseñanzas de Jesús.
Este hombre no e un ejemplo a seguir.
Yo respeto a todas las personas que sigan su figura y crean ver en él, al representante de Cristo en a tierra, pero a mi este hombre no me merece ningún respeto. Cambiaré respeto por interés, porque el respeto es básico para la convivencia, para la vida, para la Paz. Ese hombre se aleja mucho de los sencillos, de los pobres. Veo sus joyas, su vestimenta y siento vergüenza ajena.
María Ibáñez (cristiana a la que no le hace ninguna gracia la visita del Papa)